Actividades

Con la presencia de delegados de 40 países

Conferencia Internacional
La herencia de las migraciones: huellas materiales y simbólicas del flujo transatlántico

Especialistas de distintas partes del mundo se reunieron durante cinco días para derribar mitos y hablar de la riqueza que hay en la diversidad cultural.

Fue organizada por el Instituto Internacional para el Estudio del Patrimonio Cultural de la Universidad de Birmingham (Reino Unido), el Centro de Gestión y Políticas para el Patrimonio Cultural (Champ) de la Universidad de Illinois (EEUU), la Universidad Nacional de Tres de Febrero, el Muntref y la Cátedra UNESCO de Turismo Cultural Untref-Aamnba.

Contó con el apoyo del British Council.

En el mundo de hoy el movimiento es la norma. Gente, objetos e ideas fluyen a ambos lados del Atlántico, y la expresión más acabada de eso son los migrantes, que traen consigo un bagaje cultural que enriquece a todas las naciones que los reciben. Pero en los movimientos migratorios también hay sufrimiento, estigmatización y persecución, y a esas tensiones se abocaron los especialistas reunidos en la Conferencia Internacional La herencia de las migraciones: huellas materiales y simbólicas del flujo transatlántico, organizada por la Universidad Nacional de Tres de Febrero (UNTREF), la Universidad de Birmingham, la Universidad de Illinois y la Cátedra UNESCO de Turismo Cultural (UNTREF-AAMNBA).
“Tenemos la responsabilidad de recibir con los brazos abiertos a quienes por razones políticas o económicas llegan buscando una vida mejor, y de derribar las barreras y muros que hoy parecen ser la moda”, dijo el rector de la UNTREF, Aníbal Jozami, en la apertura realizada en la Sede Rectorado Centro.

En el mismo sentido se expresó Mike Robinson, director del Ironbridge International Institute for Cultural Heritage, de la Universidad de Birmingham, para quien hoy el significado de ser migrante cambió peligrosamente y se volvió sinónimo de invasión. “La compasión y la hospitalidad se convirtieron en desconfianza. Cuánto hemos olvidado el coraje de esa gente, que hoy es reprimida y castigada”, remarcó.

Robinson aseguró estar muy contento de estar en Buenos Aires, según él “un lugar que transpira multiculturalismo, armado con las piezas de un rompecabezas”. Y dijo que no podía imaginar un espacio más ideal que el MUNTREF Museo de la Inmigración para desarrollar el evento. En ese edificio, recuperado por la UNTREF, funcionaba el viejo Hotel de Inmigrantes, que desde 1906 alojó a nuestros antepasados que llegaban desde distintas latitudes del planeta.

“La idea de esta conferencia es poder ver el valor de la diversidad, que es la que sigue dando forma al mundo”, afirmó el académico británico.

Complementando sus opiniones estuvo el presidente de la Asociación Amigos del Museo Nacional de Bellas Artes (AAMNBA), César Crivelli, que señaló que las migraciones tienen algo de dramático. “Los migrantes son personas que dejan sus tierras para adentrarse en algo desconocido”.

Por su parte, Lelio Mármora, director del Instituto de Políticas de Migraciones y Asilo de la UNTREF, habló de los mitos sobre el impacto de las migraciones en la salud, el trabajo, la educación y la seguridad.

“Son impulsados con fines electoralistas y sin fundamento”, señaló. En su opinión, la inmigración en Argentina no está creciendo descontroladamente, sino que estamos en el nivel más bajo en décadas. “Argentina tiene hoy un 4,5% de extranjeros y se ubica en el puesto número 124 sobre 200 países en cuanto al número de migrantes”, argumentó.

El experto también graficó el nivel de integración de algunos migrantes por su importante incidencia en la economía. “Los sindicatos cambiaron. Antes veían al extranjero como una amenaza. Hoy hay sindicatos como el de los ladrilleros, en el que el 90% de sus afiliados son bolivianos”.

Además, destacó que en la región están ocurriendo algunas transformaciones. “Actualmente el 80% de la migración es intercontinental, mientras que antes el 50% era extracontinental”. Y llamó la atención sobre algo que definió como el fin del narcisismo inmigratorio. “En los últimos años hubo una emigración de 6 millones de personas en América Latina. En Argentina, un tercio migró hacia los países limítrofes, otro tercio a Estados Unidos y el resto a Europa. Esto permite ponerse en el lugar del emigrante”, ilustró.

Otro de los aspectos abordados en la conferencia fue el papel del turismo. “Le da vida a la herencia de las migraciones”, indicó Robinson. Y explicó que la creación de parques temáticos y el turismo de raíces que se promueve en algunos países, como Irlanda e Israel, cumplen un papel significativo para reconectar a las personas con su cultura de origen.

Realizada entre el 6 y el 10 de abril, la conferencia se enfocó en las historias de migrantes invisibilizadas, que hablan de los deseos de volver, las adversidades, la superación y el renacer. Se presentaron más de 400 trabajos de investigadores de 71 países, y se abordaron temas tan diversos como las mujeres migrantes, cartas y literatura sobre migraciones, los problemas de la pertenencia, la migración turística, los enfoques antropológicos de la inmigración, las arquitecturas migrantes, las leyes migrantes, la gastronomía como factor identitario, las danzas en la diáspora y los lenguajes de la migración, entre otros.

Agradecemos: prensa@untref.edu.ar

Fotos de la sesión inaugural


Juio César Crivelli (AAMNBA) y Aníbal Jozami (UNTREF), institutciones que llevan en conjunto la Cátedra UNESCO de Turismo Cultural.



 
Cátedra UNESCO de TURISMO CULTURAL

UNTREF/AAMNBA, Buenos Aires, Argentina | catedraunesco@turismoculturalun.org.ar