Cátedra UNESCO de
TURISMO CULTURAL

UNTREF/AAMNBA, Buenos Aires, Argentina.
Actividades

Haciendo camino en el turismo cultural

En el marco de la celebración de la décima edición del Posgrado en Patrimonio y Turismo Sostenible, el Arq. Alfredo Conti trazó un panorama de la trayectoria que va del Grand Tour al turismo de masas y a los actuales desafíos de sostenibilidad del patrimonio cultural y natural.

Síntesis de la conferencia:

A partir de la expansión del Renacimiento, artistas, arquitectos y escritores comenzaron a viajar a la península itálica para visitar sitios arqueológicos y museos que los pusieran en contacto directo con los testimonios materiales de la Antigüedad. Ese fue el origen del Grand Tour, considerado como el inicio del turismo en el mundo moderno. El Grand Tour fue un hábito que se extiende desde fines del siglo XVIII hasta principios del XX entre las clases ilustradas de Europa; en términos actuales, se trata de un turismo cultural a la vez que minoritario, ya que era solo un segmento reducido de la sociedad que tenía acceso a ese largo viaje.

Los cambios sociales y económicos producidos desde las dos guerras mundiales sumaron nuevos segmentos sociales a la práctica del turismo. El denominado turismo de masas tuvo su expresión más característica, entre las décadas de 1960 y 1970, en la modalidad de sol y playa, pero los atractivos culturales, como monumentos y centros históricos, sitios arqueológicos y museos pasaron, asimismo, a ser un producto requerido por una cada vez más amplia demanda.

A la vez, durante la segunda mitad del siglo XX y lo que va del presente, se ha producido una paulatina e incesante expansión del concepto de patrimonio cultural, que incluye en la actualidad una amplia gama de componentes, tanto materiales como inmateriales, que se suman a la oferta turística de un país, región o ciudad.

Durante los últimos años se han producido nuevos cambios, como el reemplazo de las largas vacaciones de verano por períodos de descanso u ocio más cortos, distribuidos a lo largo del año. En especial los habitantes de los grandes centros urbanos buscan experiencias que los alejen de lo cotidiano, no necesariamente lejos de sus lugares de residencia habitual. En este contexto, un patrimonio cultural a veces modesto o de valor local actúa como atractivo para visitantes, a la vez que ofrece oportunidades para el beneficio económico o para la generación de puestos de trabajo de los destinos.

La Agenda 2030 de desarrollo sostenible adoptada por la Organización de Naciones Unidas contiene, entre las metas a alcanzar, el desarrollo de un turismo sostenible como el redoblar los esfuerzos para la conservación del patrimonio cultural y natural. En este contexto, surgen oportunidades a la vez que desafíos para el desarrollo de un turismo cultural que contribuya a la conservación del patrimonio, a la generación de beneficios económicos y sociales adecuadamente distribuidos y, en definitiva, el desarrollo de las comunidades anfitrionas.

La larga marcha del Turismo Cultural hasta la actualidad »

 
Cátedra UNESCO de TURISMO CULTURAL

UNTREF/AAMNBA, Buenos Aires, Argentina | catedraunesco@turismoculturalun.org.ar