Cátedra UNESCO de
TURISMO CULTURAL

UNTREF/AAMNBA, Buenos Aires, Argentina.
Posgrado Internacional en "Patrimonio y Turismo Sostenible"

La larga marcha del Turismo Cultural hasta la actualidad

Cuarenta y dos años han transcurrido desde que, en 1976, la UNESCO hiciera su primera declaración sobre el turismo cultural aportando una visión patrimonial, a la que se incorporaría la Organización Mundial del Turismo en 1995 sumando su propia perspectiva. En 1999, el ICOMOS redactaría su Carta de Turismo Cultural. Fueron décadas decisivas, en las que se consolidó el turismo cultural como forma de turismo alternativo y reacción al turismo de masas, dentro de los nuevos entornos socioeconómicos y culturales que se estaban produciendo.

Desde entonces ha habido definiciones y múltiples acercamientos al turismo cultural, una categoría dentro del turismo, pero sobre todo la resultante de interacciones entre los campos de la cultura y del turismo, entre oferta y demanda, en la que están implicados territorio, viajeros y sociedad local, dando lugar a un fenómeno dinámico, cambiante y en continua evolución (Nuria Morere Molinero, methaodos.revista de ciencias sociales: Haciendo camino en el Turismo Cultural, Vol 5, Nro. 1 (2017)).

En torno a él, se ha desarrollado una relevante labor de investigación, con la creación de grupos, redes de colaboración como la Red Unitwin-Unesco “Culture, Tourisme, Développement” de Paris I Sorbonne –de la que es integrante activa la Cátedra de Buenos Aires- y la generación de proyectos, que permiten demostrar la larga marcha del turismo cultural hasta la actualidad.

Como destaca Morere Molinero, catedrática de la Universidad Rey Juan Carlos de Madrid, España, en la actualidad se tiende a considerar al turismo cultural como un objeto de producción y de consumo, siendo ya común su análisis desde la demanda, el marketing, como imagen y marca de un destino lo que ha derivado en una cierta masificación de la cultura e incluso del patrimonio, cuando en el imaginario de turistas y visitantes el turismo cultural es sinónimo de una práctica minoritaria y excelsa por su vinculación con el patrimonio y las artes, y se rodea de una aureola de calidad y de educación, frente al mero entretenimiento y ocio.

"Por ello, estamos asistiendo a la parcelación del turismo cultural, a su segmentación en función de las distintas demandas de los viajeros, de sus motivaciones como consumidores y según los atractivos y destinos", dice Nuria Morere.

"Desde el enfoque territorial, apoyo y fundamento del turismo, se ha querido ver en el turismo cultural una oportunidad de desarrollo económico y social a través de la puesta en marcha de acciones sobre el patrimonio, conservación e interpretación, y sobre otros atractivos culturales con quienes tiene que compartir también formas más intangibles como la creatividad y la experiencia, prácticas que están creando multitud de dinámicas".

Esta realidad, trajo de la mano la necesidad de mayor capacitación, nuevas políticas, modelos de gobernanza y una integración público-privada. Por su parte, la sociedad local se ha ido implicando en estos procesos patrimoniales y culturales. Han surgido nuevas prácticas y una sociedad más dinámica e involucrada en su propia identidad. “En ese sentido, la determinación de una empleabilidad común al turismo y a la cultura puede empezar a marcar los cimientos sociales y económicos del turismo cultural, asociando diferentes campos profesionales y cohesionando un sector social en torno de las oportunidades que se van generando”, concluye la experta española.

La Cátedra UNESCO de Turismo Cultural Untref-Aamnba, pionera en la especialidad en América latina y el Caribe, asumió hace ya 10 años la necesidad de dar respuesta a las crecientes exigencias de capacitación para enfrentar la complejidad y variedad de esta específica forma de turismo.

En 2018 dicta por décimo año consecutivo su Posgrado Internacional en Patrimonio y Turismo Sostenible, con el orgullo de haber formado a lo largo de la década transcurrida a más de 270 profesionales del continente, que se constituyen en una valiosa masa crítica para implementar herramientas de gestión adecuadas para la valorización turístico-sostenible del rico patrimonio cultural y natural de nuestras comunidades.


 
Cátedra UNESCO de TURISMO CULTURAL

UNTREF/AAMNBA, Buenos Aires, Argentina | catedraunesco@turismoculturalun.org.ar